28
May

El parque de viviendas del País Vasco, con una antigüedad media de 44,5 años, cuenta con una alta tasa de edificios antiguos (más de 50 años). Por tanto, muchas se construyeron con anterioridad al Código Técnico de la Edificación, por lo que a menudo nos encontramos con fachadas con un aislamiento térmico insuficiente o incluso con ninguno, ya que antes de 1980 no existía ninguna normativa ni obligación al respecto.

Quiero aislar mi fachada, ¿por dónde empiezo?

Al abordar un proyecto de mejora del aislamiento de nuestra casa, hay que tener en cuenta cuáles son sus puntos débiles desde el punto de vista energético, es decir, aquellos por los que se escapa el calor. Habitualmente son la fachada, las puertas, las ventanas, el suelo y el techo. En este artículo nos centraremos en el aislamiento de la fachada o envolvente del edificio, ya que es una de las zonas donde más notaremos el ahorro en energía y el aumento del confort en el interior.

Según el Instituto estatal para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), una fachada correctamente aislada puede reducir el gasto de calefacción o aire acondicionado de forma considerable, ya que entre el 30-35% de las fugas energéticas del edificio se producen a través de los muros exteriores del mismo.

Beneficios del aislamiento de fachadas

Con el aislamiento térmico de nuestra fachada podremos controlar las pérdidas de calor, minimizando en invierno la sensación de pared “fría” o húmeda y reduciendo en verano la entrada del calor al interior de nuestro hogar, lo que supone además un importante ahorro en la factura energética. Al mismo tiempo, reducimos las emisiones de CO2 a la atmósfera, con lo que el edificio conseguirá una mejor calificación energética y, por tanto, se revalorizará.

Además, si escogemos los materiales adecuados, al aislamiento térmico de la vivienda se le añaden los beneficios de un mayor aislamiento acústico y por tanto, una mejora en el bienestar de los habitantes de la misma.

Aislamiento de fachada extrior de una vivienda

Cómo aislar eficazmente la fachada

A la hora de decidirnos por un sistema de aislamiento de fachadas, déjate asesorar por uno de nuestros profesionales, que analizará tu caso y te propondrá la mejor solución y materiales aislantes que proporcionen a la fachada de tu edificio, altas prestaciones térmicas y acústicas, conductividad térmica baja, alta resistencia térmica, alta resistencia al flujo de aire y alto calor específico, con el objetivo de lograr un alto desfase térmico (mayor resistencia a la transmisión de temperatura). En Gurtek nos caracterizamos por nuestra transparencia, así que por descontado te explicaremos todas las opciones y precios, proporcionándote un presupuesto detallado.

Los mejores materiales para aislamiento de fachadas son aquellos con un mayor desfase térmico, como el vinilo o el PVC, el corcho, las placas de poliestireno, la lana de roca o la fibra de papel.

Aislamiento exterior de fachadas

Para aislar la fachada desde el exterior, uno de los mejores sistemas es el SATE (Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior), un sistema de tipo multicapa compuesto por un panel aislante prefabricado (EPS, lana de rica, corcho natural) que se adhiere al muro mediante fijación mixta adhesiva y mecánica.

El sistema SATE, debido a sus grandes ventajas desde el punto de vista del ahorro energético, medioambiental y también del confort, es un sistema muy utilizado tanto en obra nueva como en rehabilitación de edificios.

Aislar térmicamente la fachada desde el exterior mejora el ahorro económico y energético, ya que se reducen las pérdidas de energía que se producen a través de la fachada del edificio.

Aislamiento de fachada Térmico por el Exterior

Mis vecinos no quieren hacer obras en la fachada, ¿hay alternativas?

Cuando no se puede llevar a cabo una intervención desde el exterior, tendremos que optar por una actuación de aislamiento de fachada desde el interior de nuestro hogar. Se trata de una intervención en la paredes interiores que consiste en la instalación de un material aislante, de tres maneras posibles: mediante la instalación de paneles, la fijación de un trasdosado o mediante la inyección de un aislante en el muro.

Existen diferentes formas de aislar la fachada por el interior, estas son las tres tipologías principales:

  • Paneles aislantes. Se fijan a la pared unos paneles aislantes mediante adhesivo o fijación mecánica y posteriormente se coloca por encima un revestimiento de placas de yeso laminado.
  • Trasdosados tipo Pladur. Se colocan placas de yeso con material aislante incorporado en todos los muros que están en contacto con el exterior desde dentro de casa. Algunos trasdosados se adhieren directamente sobre la pared y otros se sujetan con una subestructura metálica.
  • Aislamiento insuflado en cámara. Si la pared cuenta con una cámara de aire, el tratamiento consiste en inyectar aislamiento a granel en estos huecos, repartiendo el material aislante por toda la cámara. En este caso, el aislamiento, aunque no podamos elegir su espesor, no tendrá discontinuidades (puentes térmicos) y será más efectivo.

La gran desventaja de este tipo de obra, es que, al colocar el aislamiento por dentro, estamos perdiendo algunos centímetros de superficie útil en el interior de la vivienda, que según el sistema empleado puede ser entre 4 y 10 centímetros.

Queremos ayudarte en la rehabilitación y aislamiento de tu fachada

Si estás pensando en mejorar el aislamiento térmico o acústico de la fachada de tu casa en Gipuzkoa o Donostia, llámanos y e ayudaremos a encontrar la mejor solución. En Gurtek estamos especializados en reformas y reparaciones de fachadas y te propondremos el mejor aislante para tu problema concreto.