07
Jun
Ayudas a la rehabilitación de edificios en Donostia

Iniciar reformas en una casa particular o en un inmueble de copropietarios no tiene por qué tener un coste desproporcionado si se solicitan ayudas. En la actualidad, instituciones como el Gobierno Vasco o las entidades municipales, otorgan diferentes subvenciones de las que se pueden beneficiar tanto el propietario particular de la vivienda como la comunidad de vecinos.

Las instituciones vascas ofrecen ayudas para la reforma de inmuebles, bien en forma de subvenciones a fondo perdido, o bien concediendo préstamos con condiciones muy ventajosas. Y es que el parque de vivienda usada en Euskadi no es precisamente joven. Hay 73.429 edificios de uso residencial con más de 50 años. Y la cifra va creciendo, ya que del total de 163.642 edificios existentes en Euskadi, el 43% está construido con anterioridad al año 1961. Esto supone que en el próximo año 2020 habrá 89.000 edificios con más de 50 años de antigüedad.

Ayudas a la rehabilitación por parte del Consistorio donostiarra

El Ayuntamiento de San Sebastián concede subvenciones a fondo perdido para la rehabilitación de edificios residenciales y viviendas que se encuentren en el término municipal de la ciudad. ¿Qué tipo de obras pueden acogerse a estas ayudas? Un total de tres, que son las siguientes. Primera, las obras relativas a elementos comunes, es decir, a obras de la comunidad como son: aquellas para mejorar la accesibilidad o las obras requeridas por la ITE (Inspección Técnica de Edificios). En segundo lugar, las relacionadas con arreglos o mejoras de la vivienda particular: carpintería exterior o las obras de adecuación de la vivienda para personas con movilidad reducida o para mayores de 65 años. Y, en tercer lugar, pueden también acogerse a la subvención del Ayuntamiento de Donostia, aquellas obras que permiten la adecuación de viviendas vacías para su posterior alquiler mediante el programa Alokabide.

Requisitos generales

Todas las solicitudes deben presentarse antes de iniciarse las obras de rehabilitación. Además, la construcción tiene que tener más de 10 años de antigüedad (a no ser que la subvención sea para obras de menos años en las que habiten personas de movilidad reducida o a mayores de 65 años). La superficie individual construida no debe ser superior a 150 metros cuadrados. La solicitud se debe realizar una vez que se haya obtenido la licencia municipal de obra. A todo ello hay que añadir que el IVA no es objeto de subvención.

Las ayudas las pueden solicitar diferentes personas en función de si son obras de la Comunidad, obras particulares u obras para el fomento del alquiler bajo el programa Alokabide. Para las primeras, pueden solicitar la subvención las Comunidades de Propietarios legalmente constituidas. Para las obras particulares, el solicitante de las ayudas debe ser la persona propietaria o arrendataria. Además, la vivienda tiene que ser domicilio habitual (para lo cual se comprueba el Padrón Municipal de Habitantes) y los ingresos anuales deberán ser de 35.000€ como máximo. Para las obras acogidas al programa Alokabide, los requisitos para solicitar las ayudas son los siguientes: ser propietario o usufructuario, tener el compromiso de destinar la vivienda a alquiler con el programa Alokabide durante, al menos, 5 años. Y, no se podrá optar a esta ayuda si se tiene un patrimonio superior a 2 viviendas o ingresos superiores a 50.000€ brutos anuales.

Para la convocatoria de 2019, el plazo de presentación de solicitudes en Donostia finaliza el día 14 de junio. Para más información se puede acceder a la web www.donostia.eus o llamar al teléfono 010.

Ayudas para reformas del Gobierno Vasco

Por lo que respecta al Ejecutivo Autónomo, hay que destacar que existen ayudas en forma de préstamos y ayudas que se materializan en subvenciones a fondo perdido. Se conceden tanto para la rehabilitación de viviendas particulares como para la rehabilitación de edificios en obras de comunidad (siempre que sean domicilio habitual).

Los requisitos son muy similares a los que se tienen que cumplir en el caso de las ayudas municipales. Así, la rehabilitación tiene que ser realizada por el propietario, arrendatario o usufructuario. Para poder solicitar un préstamo, hay que tener ingresos familiares no superiores a 33.000€, mientras que para tener derecho a la subvención, los solicitantes deberán tener ingresos familiares no superiores a 21.000€. Para poder declarar la obra como de rehabilitación protegida, el gasto correspondiente a la vivienda (sin IVA) tiene que ser superior a 1.000€ por vivienda, excepto para las reformas necesarias para facilitar el acceso a discapacitados, en las que no se establece límite.

El plazo para estas ayudas finaliza el 31/12/2020. Toda la información de estas ayudas se puede encontrar en www.euskadi.eus o en el teléfono 012.