11
Dic

Grietas en paredes, síntoma de daños estructurales

Como bien sabemos todos, las grietas en las paredes son claras muestras de defectos en la construcción y deben ser tratados con especial cuidado ya que detrás de estas señales pueden esconderse problemas muy serios que afectan directamente a la salud del edificio. Con este artículo queremos arrojar un poco de luz sobre este tema y que de este modo puedas identificar qué es una fisura o grieta y qué tipo de consecuencias pueden traer a tu vivienda si no son tratadas a tiempo.

Fisura en la pared

Qué son las grietas en las paredes

Este tipo de desperfectos, como ya hemos comentado, pueden ser consecuencia de problemas de toda índole. Desde el mero hecho estético ya que no perjudica la construcción, hasta ser una grieta que pone en peligro la estructura pudiendo provocar un derrumbe de un techo, un muro de carga o un suelo.

Por este motivo, en cuanto se detecta una, todas las grietas deben ser identificadas y clasificadas por un profesional. Este valorará el nivel de importancia del daño que ha provocado la aparición de la grieta y si realmente ha sido afectada la estructura del a construcción. Si es urgente tratarla o no, así como el proceso para poder arreglar la misma y que el edificio recupere su seguridad y estética originales.

Cómo identificar las grietas frente a las fisuras

Aunque lo más habitual es encontrarte con estos desperfectos en viviendas que posean ya unos años, cada vez es más frecuente encontrarlos en nuevas construcciones. Si lo definimos de forma técnica, una grieta es un respiro entre dos áreas construidas ante la tensión que sufren las mismas porque están viéndose sometidas a un movimiento.

En principio no debería haber una forma oficial de distinguir entre una grieta y una fisura, aunque la clasificación que se suele hacer es por tamaño. En principio, fisura es toda aquella abertura que no pase de los 5 milímetros de grosor, mientras que una grieta sí pasa de esa medida.

Como cabe esperar, las más preocupantes son las grietas. Este medio centímetro es la diferencia entre un problema puramente estético o de menor importancia a ser un desperfecto grave en la estructura que amenace la integridad del edificio.

Es muy relevante fijarse bien en el lugar en el que aparecen. No es lo mismo que crezcan en un muro de hormigón que soporte una carga vital de la estructura de la vivienda a que lo hagan en un tabique ligero que separe dos habitaciones. Lo primero sería mucho más alarmante.

Fisura en la pared de un edificio

Tipos de grieta

Atendiendo a los diferentes tipos de grieta que nos podemos encontrar, podemos diferenciar entre tres.

Grietas estéticas

La primera sería la grieta en la pintura. Estas son muy superficiales, tanto que solo afectan a la pintura. Solo suponen un desperfecto estético y no hay que preocuparse por ellas. Estas se pueden arreglar si eres un poco manitas, usando una espátula para quitar la pintura hueca, colocando una malla elástica y emplasteciendo. Después hay que dejar secar, lijar y por último pintarla de nuevo.

Grietas en mampostería

La segunda serían las grietas en la mampostería. Estas adquieren una especial relevancia y si las ves en tu vivienda debes empezar a preocuparte. Afectan a la mampostería y al techo, son más profundas que las anteriores y podrían ser un síntoma de que algo no va nada bien. Estas requieren de la atención de un profesional y no se debe intentar arreglar por cuenta propia, ya que podrías hacer que empeorase la situación al postergar la solución apropiada

Grietas en estructura

La tercera y última es la grieta en la estructura. Estas suelen encontrarse en las partes orgánicas de la vivienda. Es muy común encontrarlas en sitios como columnas, vigas o losas. Especial atención a este tipo de grietas y si las encuentras, te debes poner en contacto con un profesional de forma urgente.

Grieta en la pared de un edificio

Causas posibles de la aparición de grietas

El motivo más frecuente de la aparición de estos desperfectos es un mal enyesado. Un error en la cantidad que se debe aplicar o en el proceso realizado para enyesar es la forma más habitual de que aparezcan estas grietas. Al rajarse el yeso, la pintura también se fractura y el desperfecto queda al descubierto.

Otro posible motivo es un defecto en los materiales de construcción. Un uso de materiales de baja calidad puede hacer aparezcan grietas en cualquier parte. La importancia de estas no suele ser grave, aunque para mayor seguridad deberá confirmarlo un profesional.

También son muy comunes las grietas por esfuerzos higrotérmicos. Estas no son peligrosas y se producen por los cambios provocados por la dilatación y contracción de los materiales con la temperatura, o debido a la expansión por la absorción de la humedad.

Y la más peligrosa de todas, por sobrecargas en la construcción. Si el peso de la estructura o construcción superior es mayor que el peso que la base puede soportar (esto es debido normalmente a un error en los cálculos de materiales), las fracturas que pueden aparecer son síntomas de que la estructura está muy dañada y que podría venirse abajo en cualquier momento.

Nuestra opinión sobre las grietas en las paredes

Como conclusión, hay que decir que las grietas en las paredes son un problema que puede convertirse, en el peor de los casos, en el derrumbe de tu vivienda. Pero hay otros motivos por los que debes atajar el problema cuanto antes, perdida de calor, filtraciones de aire o humedad, que pueden malograr la salud de tu casa o de tu familia. Así que si encuentras una grieta en tu casa y tienes dudas sobre el alcance del problema que se esconde tras ella, consulta con un profesional lo antes posible.