19
Feb

Ladrillo o pladur, ¿cuál debes elegir?

Hoy en día, el mundo de la construcción, y de la tabiquería en concreto, dispone de dos materiales claros que sobresalen por encima del resto, como son el ladrillo y el Pladur. Y es que cada uno de ellos dispone de unas ventajas concretas, que debes tener muy en cuenta. Por ello, en este post vamos a hablar de las características de cada uno de estos materiales y que aportan a las tabiquerías de nuestras casas. Por ejemplo, la capacidad aislante o la resistencia a la humedad son factores que debes tener muy en cuenta a la hora de seleccionarlos, pero no son los únicos.

Tabique de ladrillo o pladur

Cómo puedo elegir entre ladrillo o pladur

Bien para la realización de una obra nueva, una reforma o una rehabilitación de los elementos presentes en nuestros hogares, se usan como materiales más habituales, el ladrillo o el Pladur (nombre comercial de uno de los fabricantes de placas de yeso más conocidos). En este sentido, hay que decir que España ha sido una de las cunas del ladrillo, material específico hasta hace no mucho para dividir los interiores de los edificios, llegándose a ganar la fama de ser las “paredes de verdad”. Sin embargo, con el tiempo surgió una alternativa para las paredes con las placas de cartón y yeso, conocidas comúnmente como Pladur.

Ventajas del ladrillo

Se trata del material más barato, siendo, junto con la arena y el cemento, la base para el levantamiento de estos tabiques. Igualmente, también son bastante versátiles a la hora del transporte, pues gracias a su tamaño reducido, pueden ser apilados y transportados de diferentes formas, facilitando la subida en una obra, en edificios antiguos o en ascensores y escaleras.

Otra ventaja es su alta resistencia para aguantar los golpes fuertes, por lo que estos tabiques no nos darán problemas en este sentido. Y también se suele elegir para hacer pequeñas reformas, ya que se puede maniobrar mejor con ellas, en lugar de usar un gran tabique de pladur, el cual habría que adaptarlo a las condiciones de la pared.

Ladrillo

Ventajas del pladur

La principal ventaja es que podemos actuar en seco, pues no necesita cemento ni yeso para que el material quede endurecido, así como tampoco necesitan largas esperas de secado. Igualmente, también es un material ligero, siendo perfecto para las rehabilitaciones y reformas al no aumentar las cargas en los forzados. Por otro lado, también permite una rápida colocación, su montaje no parece sencillo a primera vista, pero se pueden levantar paredes en pocas horas y quedar atornillado en minutos.

El acabado es liso, sin necesitar de enlucidos para el posterior pintados, pues una vez que se ajustan los tornillos, se puede proceder al pintado. Tampoco son necesarias las rozas, lo que lleva un coste económico y de tiempo menor que con las paredes de ladrillo, teniendo una cámara interior que permite introducir y mover las instalaciones fácilmente.Y, en la misma línea, tampoco produce escombros pues se trata de un material que puede ser manipulado fácilmente con el corte de una placa para encajarla en el hueco necesario, y el sobrante del mismo puede seguir usándose, por lo que apenas se generan escombros o desperdicios. También es resistente a los movimientos, absorbiendo los pequeños impactos y evitando así la aparición de grietas. Finalmente, también es versátil y modificable para quedar adaptados a cualquier tipo de necesidad. De hecho, eligiendo correctamente las medidas se podrán usar perfectamente en el sitio que estemos buscando.

En cuanto a los tipos de pladur más comunes, destacamos el pladur N (gris), que sería el modelo estándar, el pladur H1 (verde), resistente al agua y la humedad, el pladur F (rosa), resistente al fuego, el pladur A1 (blanco), resistente pasivo al fuego, ideal para zonas con riesgo de incendio como las cocinas, el pladur I (amarillo), resistente a los impactos, y el pladur fonic (azul), con un mayor aislamiento acústico.

Pladur

Y ahora, ¿ladrillo o pladur?

Hemos visto que el pladur ofrece muchas ventajas para crear tabiques interiores, pero todavía hay una corriente reacia a usarlo, algo que se debe a su mala fama que se han ido ganando siempre que las obras no se han ejecutado de forma correcta. De este modo, las quejas más extendidas son las siguientes:

Resistencia para colgar. Muchas personas siguen confiando en el ladrillo al pensar que pueden colocar cargas más pesadas. Y esto es cierto, pero debemos tener en cuenta que es algo que debemos esclarecer durante la construcción, puesto que el pladur también puede aguantar cargas pesadas, pero en la colocación de la placa debemos utilizar unos tacos apropiados y unos tabiques de dos placas, algo que debiéramos hacer siempre, se vayan a colocar cargas pesadas o no. Y si se tiene previsto colocar una gran carga, incluso se puede colocar un refuerzo interior.

Ruido. Esta queja está cada vez más extendida, pues normalmente se escuchan las voces y la música del vecino de al lado y arriba. No obstante, volvemos a lo mismo, pues el aislamiento acústico es una de las virtudes del pladur, pero siempre y cuando no cuente con rozas que creen pantallas sin cortes para eliminar los sonidos a baja frecuencia. Y si se necesita eliminar todo el sonido, se puede usar el pladur Fonic además del Copopren en la cámara interior, en lugar de la típica lana de roca.

Coste económico. Ya hemos mencionado que el ladrillo es más económico que el pladur, pero esto se compensa con la mano de obra, pues se necesitan medios auxiliares y un mayor tiempo de ejecución, por lo que los precios son perfectamente equiparables.

Por tanto, la elección entre uno y otro dependerá de las necesidades del proyecto, así como del presupuesto que tengamos. No obstante, tanto para el uso del pladur como el del ladrillo es necesario contar con profesionales especializados que sepan perfectamente cómo colocarlos, así como los puntos estratégicos donde poner los tacos y reforzar las zonas específicas.

En definitiva, en función de estas necesidades tendremos que usar un tipo de material u otro, y solo así se podrán aprovechar las propiedades ignífugas, hidrófugas, de aislamiento y de humedad de cada material. Con todo, a la hora de elegir entre ladrillo o pladur, contacta con nosotros y te informaremos de cuál es la mejor elección para tu necesidad. Somos tu empresa de confianza, Pide tu presupuesto sin compromiso. ¡Estaremos encantados de atenderte!