29
Nov

Rehabilitación de fachadas en Donostia, Gipuzkoa

En los próximos años, existen estudios que predicen que alrededor del 70% de los edificios de nueva construcción incorporarán fachadas ventiladas. Este tipo de fachada es una clara evolución de los edificios ya que mejora la rentabilidad, el diseño y la productividad.

La gran ventaja de realizar una rehabilitación de fachada en Gipuzkoa, es el ahorro de energía que se produce a corto, medio y largo plazo. Si elegimos bien el tipo de fachada en base al entorno del edificio y ejecutamos de manera perfecta su colocación, podremos ahorrar hasta un 40% en las facturas de electricidad gracias a la capacidad de aislamiento térmico, que ofrecerá la rehabilitación de nuestra fachada, por ejemplo en Donostia – San Sebastián.

Además, un buen mantenimiento o rehabilitación la fachadas de nuestro edificio o casa, nos permitirá cumplir con la normativa CTE (Código Técnico en la Edificación) adecuándose a ciertos criterios de estanqueidad al calor y al agua, de estabilidad, de aislamiento al ruido exterior y de seguridad frente a incendios, tanto en lo que se refiere a la evacuación como a impedir su propagación. Por lo que, la elección del tipo de fachada y los materiales utilizados en ella, comienzan a tener mucha relevancia.

 

Fachadas más comunes en Gipuzkoa

Casi todas las fachadas, actualmente, exceptuando alguna construcción irregular, de carácter rural, o histórico están compuestas de dos hojas y una cámara entre ambas que puede contener o no aislante. Pudiéndose dividir en tres grandes familias:

Fachadas de edificios de diferentes pueblos de Gipuzkoa

A. Las fachadas tradicionales se componen de una hoja exterior resistente y una interior que no lo es. Su hoja exterior se apoya directamente sobre el forjado, o suelo, de cada una de las plantas, por lo que la cámara de aire se interrumpe en cada altura. Es la fachada típica del desarrollismo de los años 50, pero debido a la falta de regulación, hasta 1979, con la NBE-CT-79, la colocación de aislantes térmicos se hacía frecuentemente de forma deficiente o incluso se evitaba.

B. Las fachadas ventiladas tienen su origen en el Cavity Wall inglés y se componen de una hoja interior resistente y una exterior que no lo es; esta primera apoya sobre los forjados o suelos de cada piso y permite que haya una cámara de aire continua por delante de la estructura del edificio. Ello posibilita la existencia de una ventilación dentro de la fachada que evita la formación de condensaciones sobre el material aislante que puedan dañarlo o hacerlo inútil.

C. Los muros cortina podemos entenderlos como una evolución de la fachada ventilada y consisten en una estructura metálica que se atornilla directamente a la estructura resistente de un edificio y se cubre con grandes superficies acristaladas. Son muy comunes en oficinas y edificios públicos.

Durante el período de desarrollo, entre los años cincuenta y setenta del siglo, fue cuando Guipúzcoa experimentó el mayor crecimiento demográfico de su historia, debido al incremento natural de la población y a la inmigración. Estos crecimientos generaron a su vez un incremento de demanda de vivienda y de las construcciones.

La tecnología de fachada que se usaba entonces era la tradicional, con aislamiento térmico adosado a la hoja exterior y hoja interior no portante. Este sistema, ya de por sí, genera problemas por condensaciones debidas al choque térmico en el aislante, pero además no siempre estaba bien resuelto por falta de legislación falta de experiencia de algunas empresas de construcción. Por esa razón, actualmente convivimos en nuestras localidades con gran cantidad de edificios técnicamente deficientes.

Edificio antiguo rehabilitado en Donostia

Es a partir de 2010, con el «plan estratégico de la CAPV de rehabilitación de edificios y regeneración urbana 2010-2013» del Gobierno Vasco, que unido a una legislación que obliga a los edificios antiguos a satisfacer ciertos requisitos mediante Inspecciones Técnicas de Edificios (ITE) y a la Ley 8/2013, relativa a la eficiencia energética de los edificios, cuando comienza a despuntar la demanda por parte de multitud de comunidades de vecinos para ejecutar las rehabilitación de las fachadas de sus edifcios dada la necesidad de resolver los problemas heredados a la vez que la conservación de la arquitectura histórica se iba asentando en la mentalidad de la sociedad y en las instituciones.

Sistemas de acondicionamiento para rehabilitación de fachadas

Si notas frío, calor o humedad en tu casa puede ser que tu aislamiento térmico esté dañado o no exista; en tal caso puede aplicarse SATE o Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior, en el que se adhieren unas placas de poliestireno expandido directamente a la fachada, sin precisar de montajes auxiliares. Finalmente, se remata con un mortero de acabado. La principal ventaja es que su aplicación es sencilla, pero no resulta tan efectiva como la fachada ventilada en caso de temperaturas muy altas.

También podemos transformar o rehabilitar una fachada tradicional en ventilada añadiendo unos montantes y posteriormente una hoja exterior impermeable, que puede ser un acabado en piedra natural, cerámica u otro material. En este caso, el aislamiento térmico se adosa a la parte exterior de la hoja interior. Resulta más complejo de instalar que el caso anterior, pero la circulación del aire por el interior de la fachada «refresca» el aislante cuando hace mucho calor por la disposición de unas rejillas inferiores y superiores que la facilitan.

Rehabilitación de fachada en Zumárraga, Gipuzkoa

Otro sistema de reparación del aislamiento térmico es la inyección en la cámara de por ejmplo una espuma aislante, que puede resultar útil en caso de rehabilitación de una vivienda que lo tenga dañado o carezca de él por su fácil aplicación. Por contra, se acaba prescindiendo de la cámara de aire, que en sí es una barrera contra la humedad.

Finalmente, podemos realizar un trasdosado por el interior o una colocación de placas de yeso con aislante fijado a unos perfiles metálicos. Esta solución la aplicamos cuando, por alguna razón, el aislamiento térmico por fuera no es posible; su principal desventaja es que reduce la superficie útil habitable en el interior.

Los morteros de acabado, por su parte, ya sean enfoscado de cemento o monocapa, son un revestimiento continuo que proporciona únicamente protección frente al agua y un acabado estético. El primero de ellos es el más duro, resistente y barato, pero su durabilidad no es muy buena, presentando con el tiempo fisuras, y su aspecto exterior es pobre, por lo que habitualmente se cubre de un acabado de otra pasta. El monocapa, por contra, se aplica en una sola capa de acabado, que ya contiene pigmento y resiste mejor la retracción y las dilataciones que el cemento, por lo que tiende a tener menos fisuras.

Qué tipo de fachada debo elegir para rehabilitar un edificio en Gipuzkoa

Como hemos dicho antes, dependerá del entorno, del presupuesto disponible y del estado actual del edificio. En Gurtek, nos tomamos muy en serio la calidad, la ejecución y la garantía con la que cubrimos todas nuestras rehabilitaciones. Ya sea en San Sebastián, Donostialdea o cualquier zona de Gipuzkoa y tienes un problema que crees o te han comentado puede solucionarse con la rehabilitación de la fachadas de tu casa, ponte en contacto con nosotros y asesoraremos sobre la mejor solución para tus problemas de fachada.

Os dejamos un video de la Universidad Politécnica de Valencia, donde podréis profundizar en los tipos y materiales de fachadas: