10
Abr

Beneficios de la instalación de un suelo radiante

Suelo radiante

El suelo radiante es una de las maneras más eficientes para controlar la temperatura de una vivienda. Además de aportar una serie de efectos positivos sobre nuestra salud, podemos lograr el confort térmico que buscamos en regiones con temperaturas frías durante buena parte del año, como es el caso de nuestra querida capital de Gipuzkoa, Donostia – San Sebastián.

Diferencias entre suelo radiante eléctrico o de agua

Dependiendo del sistema utilizado para dotar del calor necesario a nuestro suelo para caldear nuestra casa, podemos hablar básicamente de dos tipos de suelos radiantes: electricidad o agua. En el caso del sistema eléctrico, se trata de un sistema de resistencias colocadas bajo el pavimento, que logran transformar la energía eléctrica en calor. Un termostato controla la emisión de energía cuando se alcanza la temperatura deseada.

Mientras que en el sistema por agua se utilizan tuberías que conducen el agua caliente, a unos 35 grados centígrados. Para lograr una temperatura alta se requiere una bomba de calor o una caldera de condensación. El sistema se regula por termostatos o accionando válvulas para controlar el paso del agua según las necesidades de cada habitación.

Ventajas de la calefacción por suelo radiante

La verdad que el uso de estos sistemas de calefacción permiten disfrutar de muchas ventajas. Muchos de nuestros clientes ya las están disfrutando desde que decidieron instalar un suelo radiante en sus casas o centros de trabajo tanto de San Sebastián, como en otros pueblos de la provincia de Gipuzkoa.

Suelo radiante

Elevado rendimiento

La relación entre el nivel de temperatura que se alcanza y la inversión hace que este sistema sea más eficiente, entre un 10 y un 20 %, que otros más convencionales. Además, el calor está concentrado en la zona donde hay actividad humana, es decir, cerca del suelo, pues el aire cercano al techo no necesita ser calentado y esto representa un ahorro.

Bajo consumo

Al aumentar la eficiencia, la cantidad de energía que debe invertirse para alcanzar la temperatura adecuada y que brinde confort, ya sea eléctrica o para calentar el agua, se reduce considerablemente, hasta en un 30 %.

Mayor espacio

Para usar radiadores y aparatos similares es necesario utilizar un espacio en cada habitación. Además, no son elementos decorativos. Este problema no lo presentan los sistemas de suelo radiante, ya que el sistema es invisible y no ocupa espacio útil.

Confort térmico

Este parámetro expresa una sensación neutra con respecto a la temperatura de un determinado ambiente. La persona no siente ni frío ni calor. Esto sucede cuando el balance entre la pérdida de energía calórica corporal y su ganancia es cero. Dicho de otra manera, hay equilibrio térmico entre la persona y el ambiente.

Los sistemas de suelo radiante son capaces, gracias a su distribución uniforme, de lograr este confort.

Saludable y limpio

Estos sistemas calientan las habitaciones de manera uniforme, por lo que no quedan áreas en las que pueda acumularse la humedad. Por ello, se impide la proliferación de ácaros.

Además, no generan corrientes de aire ni utilizan combustibles potencialmente tóxicos o inflamables, o que puedan generar humos o gases.

Suelo radiante instalación

Cuánto cuesta instalar un sistema de calefacción por suelo radiante

Son varios los factores que influyen en el precio final de este tipo de instalaciones. Uno de ellos es la superficie de la vivienda, pero también hay otros, como el tipo de equipos que se requieren según el sistema.

El sistema de tubos de agua caliente precisa una caldera de condensación o de una bomba de calor. Para una vivienda de 100 metros cuadrados el coste se aproxima a los 7.000 euros. Para la misma superficie, el sistema eléctrico tiene un precio de unos 5.000 euros.

Qué tipos de pavimentos pueden colocarse sobre la calefacción radiante

Los pavimentos más indicados para colocar después de que hayas instalado este sistema de calefacción son los de madera o sus variantes, ya que este material, junto con el mortero utilizado durante la instalación, es un excelente conductor del calor.

Suelo radiante

La tarima es una solución económica, que se aplica directamente sobre el mortero del sistema de calefacción sin usar ningún pegamento. El parqué, especialmente el multi-capa, produce excelentes resultados en relación a la eficiencia térmica, y es relativamente económico.

El suelo laminado es otra opción que consta de varias capas. Una de ellas es de fibra, lo que hace de este tipo de suelo un pavimento estable y resistente a la humedad.

Cuándo es recomendable instalar suelo radiante

Existen varias circunstancias, además de las mencionadas, para que pienses en instalar este tipo de calefacción.

Una de ellas es cuando se trata de una construcción nueva, ya que es la oportunidad ideal para hacer las adaptaciones necesarias.

Otra circunstancia es que en la familia haya una o varias personas alérgicas, ya que este calor es limpio e impide la proliferación de ácaros.

Si piensas en cambiar el piso de tu vivienda, o en eliminar los radiadores por necesitar más espacio, es también el momento de pensar en instalar el suelo radiante.

En caso de que cuentes con un sistema de calefacción basado en la energía solar térmica, es la manera ideal de aprovechar al máximo este calor.

Su utilización como suelo refrescante

El sistema de tubos de agua también puede utilizarse para bajar las temperaturas en verano. Hablaremos entonces de un suelo radiante-refrescante. El equipamiento requiere un sistema de aerotermia para enfriar el agua de tal forma que circule a unos 18 grados centígrados.

En nuestra opinión, en las zonas geográficas con alta humedad relativa es mejor no utilizarlo, pues incrementaría este problema en tu vivienda.

La instalación del suelo radiante mejor con un experto

En este tipo de sistemas para acondicionar las temperaturas de una vivienda se requiere de una serie de equipos que no pueden ser instalados por cualquier persona. Debe tratarse de personal con formación y amplia experiencia, ya que cada vivienda es diferente y hay que realizar adecuaciones y adaptaciones para las necesidades de cada una, y de la familia que vive en ella.

Además, la configuración y colocación de tuberías y válvulas o, en el caso de ser el sistema eléctrico, de resistencias y cableados son también tareas complicadas. Por lo que se precisa de especialización, conocimientos y experiencia, ya que de ello dependerá la eficacia en el control de la temperatura.

La instalación de un suelo radiante es una inversión que abarata los costes de la calefacción, da mayor valor a tu vivienda y cuida de la salud de tu familia.

Recuerda que la instalación del suelo radiante debe ser realizada por un técnico cualificado, si lo deseas puedes contactar con nosotros.