21
Nov
Aislamiento en una reforma integral

Ahorrar en la factura de la luz o el gas, aumentar el confort y cumplir con la normativa vigente son las principales ventajas de un inmueble bien aislado. Además, estarás contribuyendo a un consumo de energía sostenible.

A la hora de abordar una reforma integral en tu vivienda lo primero que debes tener en cuenta es el aislamiento de la misma. Merece la pena invertir un poco más en este aspecto porque, a la larga, vas a ahorrar mucho dinero en tu factura de gas o eléctrica. Asimismo, si en un futuro decides alquilar o vender tu vivienda, ese aislamiento añadirá un valor añadido al inmueble.

¿Cómo aislar mi vivienda en una reforma integral?

Para empezar, hay que planificar muy bien la obra que se va a llevar a cabo. Si es necesario, puedes incluso pedir asesoramiento profesional. En Gurtek te lo ofrecemos.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es el estado de las ventanas, si tienen muchos años aprovecha la reforma integral para instalar ventanas con doble o triple cristal y marcos que tengan rotura de puente térmico. Los cristales llamados de alta transmitancia ofrecen el mayor aislamiento. Asimismo, se recomienda elegir un cristal con hojas de vidrio de 4 milímetros de espesor o de 6 u 8 si queremos aislar también los ruidos.

En la reforma integral instala ventanas con doble o triple cristal y marcos que tengan rotura de puente térmico

Las persianas también son un elemento a tener en cuenta: hay que procurar que las cajas de las persianas no tengan rendijas y estén convenientemente aisladas para evitar las corrientes de aire.

Las paredes son otro de los elementos claves a la hora de mejorar el aislamiento en una reforma integral. Si están agrietadas o muy deterioradas conviene levantar una segunda pared (con yeso o placas de pladur) a unos centímetros de la original y sellar el espacio entre ambas con celulosa, espuma, lana de roca… Con estos materiales evitarás pérdidas de calor y de condensación y te olvidarás de las humedades. Además, este sistema sirve también de aislante acústico.

Aprovecha la reforma integral para aislar igualmente los techos y los suelos porque, de nada sirve, aislar las paredes si no protegemos también las partes superiores e inferiores del inmueble. Para los suelos, una buena elección para retener el calor y aminorar los ruidos son las tarimas laminadas con aislante inferior. En el caso de los techos, si son altos, se puede colocar un doble techo y poner el aislante en la parte inferior.

El certificado energético es obligatorio

Desde el año 2013 para vender o alquilar una vivienda o un local es necesario tener el Certificado de Eficiencia Energética. Este certificado evalúa la eficiencia energética del edificio calificándolo con una letra que varía desde la A, para los edificios más eficientes, hasta la G, para los menos. Y, además, debe incluir recomendaciones para la mejora de la eficiencia energética del mismo. Este certificado debe inscribirse en el Registro habilitado, en nuestro caso, en la Comunidad Autónoma Vasca, por cierto, esta inscripción es gratuita y se hace en el EVE (Ente Vasco de Energía).

Certificado de Eficiencia Energética

El objetivo de esta certificación es fomentar el ahorro y la eficiencia energética. El certificado, que tiene una validez de 10 años, lo debe realizar un técnico competente: ingeniero, ingeniero técnico, arquitecto o aparejador.

No tener este certificado acarrea multas. No exhibir la etiqueta energética es una infracción leve penada con una multa de 300 a 600 euros. E incumplir la obligación de presentar el certificado para su registro o falsear la información son infracciones graves con multas que van desde los 601 hasta los 6.000 euros.

En Donostia, ahorrar energía tiene premio

Este año la concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de San Sebastián, dentro del proyecto Comunidad de Hogares CO2, está realizado un programa para animar al consumo sostenible en los hogares donostiarras. El consistorio ha premiado a uno de esos hogares por ser el que más ha ahorrado en factura energética, contribuyendo así a un consumo responsable y sostenible con el medio ambiente. En la actualidad, más de 300 hogares donostiarras están inscritos en este proyecto en el que el ayuntamiento donostiarra asesora y realiza un análisis de la evolución del consumo de energía en el hogar. Los participantes consiguen reducir su consumo de electricidad alrededor de un 8%.