02
Feb

 

Identificar daños estructurales

Grietas en la fachada, pintura descascarillada, acabados que se desprenden… es habitual encontrar este tipo de daños en los edificios. Cuando esto ocurre lo primero que hay que hacer es identificar si se trata de un daño estructural en el edificio o de algo superficial. Para ello es clave el papel de un especialista que determine si estamos ante un problema de fácil solución, o si de lo contrario se trata de algo más grave que puede afectar a la estructura del inmueble.

El origen del problema

Un diagnóstico a tiempo evitará que el problema se agrave por eso es tan importante detectar el daño estructural cuanto antes y, sobre todo, identificar qué lo está causando. Si sabemos dónde está el origen del problema podremos acabar con el de raíz.

Son muchos los factores que pueden causar daños estructurales de un edificio: Lluvia, nieves y otras condiciones atmosféricas; fenómenos geológicos como deslizamientos o hundimientos; o las propias características del entorno donde se ha construido la vivienda.

A veces el origen puede estar en el propio edifico: un excesivo peso de la estructura para el que los materiales no están preparados; roturas en alguna instalación de fontanería, saneamiento, aire acondicionado…; rellenos deficientes en cimentaciones y un largo etcétera.

Daños estructurales más habituales

Veamos a continuación cuáles son los daños estructurales que con más frecuencia podemos encontrarnos en un edifico.

  • Fisuras o grietas
    Las grietas o fisuras son más habituales de lo que a veces se piensa y conviene vigilarlas porque su gravedad dependerá de varios factores: primero, del lugar en el que se encuentra y, segundo, del espesor de la misma. Si se encuentra en un elemento de estructura y supera el milímetro de espesor habrá que actuar de inmediato.
    Una grieta estructural puede haber sido provocada por diversas causas: elementos químicos, humedades, terremotos, deterioro de algún material, nuevas cargas que no estaban contempladas, hundimiento de zapatas…
  • Humedades
    Es otra de las afecciones más frecuentes. Los problemas de humedades suelen darse en las zonas más cercanas a las tuberías del exterior cuando estas no están correctamente aisladas, y al congelarse van condensando humedad.
    A veces es la humedad contenida en los cerramientos la que llega a la estructura del inmueble siendo absorbida por el hormigón y dando lugar a grietas.
  • Filtraciones de agua
    Cuando en vez de la humedad es el agua la que se filtra por los cerramientos y llega a la estructura, el proceso es el mismo solo que más grave y más rápido, aunque en este caso se detecta más fácilmente y, por tanto, se puede reaccionar a tiempo.
    Las filtraciones pueden producirse por ejemplo por rotura de una tubería.
  • Desconchados de pintura
    La falta de adherencia puede hacer que la pintura de la fachada se desprenda. En ese caso hay que retirarla, limpiar bien la zona y volver a pintar.

Desconchados de pintura

En cualquier caso, lo mejor es siempre recurrir a un equipo de expertos que analice la estructura del inmueble para que identifique la causa que está provocando el daño y se pueda reparar cuanto antes. En Gurtek contamos con un equipo de profesionales que realiza los estudios pertinentes para buscar siempre a solución más apropiada para cada caso. ¡No dudes en contactar con nosotros!